• susananaranjoespin

Una esperanza de vida para Jairo y Evelyn, dos niños beneficiarios de trasplante de riñón

Quito, 07 de febrero de 2022



Una llamada bastó para que la vida dos pacientes con enfermedad renal crónica experimente un giro de 360 grados.

La mañana del 22 de enero de 2022, los padres de Jairo de 12 años de edad, a las 6h00 iniciaron la búsqueda de un pasaje para trasladar a su hijo desde Guayaquil al Hospital Pediátrico Baca Ortiz (HPBO) ubicado en la capital. Jairo fue notificado como beneficiario de un trasplante de riñón con un antecedente patológico de deficiencia renal crónica, estadio 5.

Después de cuatro años de espera por un trasplante renal, Cristóbal Yánez, padre de Evelyn de 8 años de edad, oriunda de Quito, recibió la noticia sobre la compatibilidad de su pequeña con un órgano disponible. Sin pensarlo dos veces, alistaron maletas y se trasladaron al hospital. Los médicos catalogaron la operación de Evelyn como de alto riesgo, pues tiene un peso y talla menor al promedio de su edad, comparado con un paciente de tres años.

Evelyn, fue primera en ingresar al quirófano. Pide la bendición a su padre y con voz suave le dice al oído “Todo saldrá bien”. Mientras el equipo de trasplantólogos concluía la operación, dan la orden de preparar a Jairo para iniciar con el procedimiento de forma casi simultánea. Ambos pacientes pediátricos debieron atravesar varios exámenes rigurosos para cumplir los parámetros necesarios de compatibilidad con el órgano.

Jairo fue llevado a quirófano a las 00h15 del 23 de enero. Al llegar hasta la camilla, se levanta de su silla y con una sonrisa mueve su mano para saludar a los médicos. 10 horas tomó a los médicos especialistas del Hospital Pediátrico Baca Ortiz realizar las dos cirugías de trasplante de riñón pediátrico, semi simultáneas y ambas de alta complejidad.

“Una de las premisas que tenemos es que los trasplantes se realicen en el menor tiempo de vida del paciente, con el fin de no someterlos a diálisis por periodos prologados de tiempos”, señaló Jorge García, líder del servicio de urología del HPBO y responsable de la primera cirugía de trasplante de riñón.

Por su parte, José Salinas, cirujano pediatra y responsable del segundo trasplante, explica que el éxito de un procedimiento no es solo la labor médica del equipo, sino contar con un órgano idóneo para los pacientes beneficiarios.

En Ecuador existe una incidencia anual de 20 casos nuevos en menores de 18 años que ingresan a diálisis, con una prevalencia total de aproximadamente 160 pacientes en el año. El 30 % de estos pacientes llegan con diagnósticos tardíos o con malformación de la vía urinaria. Pese a que son diagnosticados después de su nacimiento desarrollan tempranamente grados severos de insuficiencia renal.

En lo que va del año se han realizado cuatro trasplantes exitosos en el HPBO, con el objetivo de tener un mayor número de donantes que puedan brindar una esperanza a los pacientes que requieren de un órgano. Según informa Junior Gahona, líder del servicio de diálisis y coordinador del Programa de Trasplantes, se prevé realizar 40 procedimientos de este tipo en 2022.

12 visualizaciones0 comentarios